Navega rápidamente por el índice del contenido



Siega del césped

 

La siega se realiza para mantener el césped a una altura atractiva y cómoda para el uso que demos al césped.

Las especies que forman el césped necesitan adaptarse a la siega para emitir nuevos brotes y tallos que permitan regenerar constantemente la cubierta vegetal. Para que el césped se adapte a la siega debemos segar con regularidad y fijando una misma altura de corte cada vez. Para facilitarnos el trabajo, en el mercado podemos encontrar una amplia gama de cortacésped.

 

Frecuencia de siega: La frecuencia con que debemos segar nuestro césped depende de las especies que lo forman, del clima, de la cantidad de riego y de la altura de corte.

Si las especies son de rápido crecimiento, reciben mucho riego y además nos gusta recortarlo mucho, deberemos segarlo con mucha frecuencia. Por el contrario, hay especies que crecen lentamente, necesitan menos riego y no admiten recortes muy fuertes, por lo que podremos espaciar más las siegas.

Como orientación general, podemos indicar la siguiente frecuencia de siega:
  Verano: Una siega por semana
  Primavera y otoño: Varias siegas al mes
  Invierno: Una siega al mes



Altura de corte: La altura de corte depende del tipo de césped, de las especies cespitosas que formen el césped y del gusto de cada uno.

Las especies cespitosas más ornamentales suelen requerir recortes más fuertes, mientras que algunas especies cespitosas más rústicas no admiten cortes a muy baja altura.

Generalmente, cuanto más bajo se recorte un césped, más ornamental resulta, pero al mismo tiempo, será menos resistente, precisará más riegos, más siegas, más abono y más mantenimiento en general.

Como orientación general sobre altura de corte: 
  Césped familiar o césped rústico: Puede segarse a una altura de 5cm.
  Césped ornamental: Puede segarse a 1-3 cm de altura.