Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Reproducción por injerto

 

El injerto es una técnica de reproducción de gran utilidad para la propagación de árboles frutales y otras plantas leñosas aunque para tener éxito se necesita un poco de práctica y paciencia.

La reproducción por injerto se realiza poniendo en contacto una planta patrón o portainjerto con la planta que se desea reproducir o púa. El patrón determinará la resistencia, tamaño y calidad de los frutos de la nueva planta permitiéndonos obtener flores y frutos mucho antes que si utilizamos otras técnicas de propagación.

Para aumentar las probabilidades de éxito en la reproducción por injerto:

 

  • Elegiremos patrones y púas compatibles.

 

  • Daremos los mejores cuidados al patrón dejándolo crecer hasta medio metro de altura antes de utilizarlo como porta-injertos. Cultivaremos el patrón en un suelo profundo, fértil y bien drenado, al sol, con la humedad adecuada y protegido del viento y del frío extremo. Podaremos todas las ramas que nazcan por debajo de 30cm, así como las yemas que se desarrollen sobre el tallo en primavera.

 

  • Elegiremos la técnica de injerto más apropiada para el tamaño del patrón y la púa.

 

  • Emplearemos herramientas limpias y afiladas para los cortes y evitaremos tocar la madera que queda al descubierto para no transmitir enfermedades a la planta.

 

  • Confirmaremos que las capas de cámbium del patrón y de la púa están en contacto antes de sellar el injerto con cinta o cera.

 

  • Debemos evitar que la madera se seque por lo que una vez realizados los cortes, debemos finalizar el injerto con la mayor rapidez posible.

 

  • En climas cálidos y húmedos usaremos púas de 15-30cm de longitud. En climas fríos usaremos púas de 15-25cm de longitud.

 

Consulta en las secciones inferiores los tipos de injerto más habituales: 



Reproducción por injerto de lengueta
Reproducción por injerto de yema en T