Navega rápidamente por el índice del contenido



Reproducción por injerto de yema en T

 

Se trata de un tipo de injerto adecuado para rosales y frutales. A diferencia del resto de injertos, el injerto de yema se realiza utilizando como púa una yema vegetativa en lugar de un trozo de tallo.

La mejor época para realizar un injerto de yema en T o un injerto de escudete es el otoño para los climas secos y principios de verano para climas húmedos.

Para realizar la propagación por injerto de yema en T seguiremos los siguientes pasos:

 

1) Selección del patrón a injertar. Seleccionaremos un patrón adecuado y con un año de edad y lo plantaremos con un año de antelación en el lugar definitivo del jardín. Durante este año mantendremos el patrón bien cuidado aportándole los riegos y abonos necesarios, así como eliminando todas las yemas laterales que broten.

 

2) Selección de la púa a injertar. Tomaremos la yema que sirva de púa justo antes de iniciar el injerto. Elegiremos un brote sano y del grosor de un lápiz. Lo podemos mantener a remojo en un cubo para evitar que se seque mientras preparamos los cortes de injerto en el patrón.

 

3) Realización del injerto. Haremos un corte en forma de T sobre la corteza del patrón, a unos 3-7cm del suelo. En climas tropicales húmedos, el corte se hará en forma de T invertida.

El corte vertical de la T será de 3-4cm de longitud y el corte horizontal de 0,5-1cm de largo. Tras realizar los cortes, utilizaremos la navaja para abrir la corteza del patrón hacia los lados de la T.

A continuación debemos preparar la púa para introducirla dentro del corte en T del patrón. Cogeremos la púa y cortaremos una hoja que crezca por debajo de la yema manteniendo su pecíolo, que nos servirá de mango con el que manipular la púa.

Posteriormente realizaremos un corte 1cm por debajo de la yema y deslizaremos la navaja para hacer un corte dentro del tejido leñoso. Después rasparemos el tejido leñoso hasta dejar únicamente el cámbium y la corteza.

Finalmente encajaremos patrón y púa, asegurándonos de que sus cámbium entran en contacto, y rodearemos la unión con cinta aislante para injertos.

 

4) Establecimiento del injerto. La unión de patrón y púa puede llevar unas dos semanas cuando el injerto se realiza a principios de verano y varios meses cuando el injerto se realiza en otoño. Iremos viendo que se forma un callo cada vez más duro en la unión, que el pecíolo que sirvió de mango se marchita y que la yema se vuelve más firme e hinchada. En este momento podremos retirar la cinta aislante y realizar un corte sobre el patrón para ayudar a estimular el crecimiento de la yema. El corte se debe realizar 10cm por encima de la yema y una vez hecho el corte, doblaremos la parte superior del patrón.

Cuando la yema haya alcanzado unos 8-10cm de altura, eliminaremos la parte superior del patrón cortando cerca de la unión con la yema.