Navega rápidamente por el índice del contenido



Reproducción por injerto de lengüeta

 

Es un tipo de injerto adecuado para frutales, especialmente manzanos y peras, aunque también cerezos, albaricoqueros, almendros, ciruales, nectarinos.., y resto de frutales del género Prunus.

La propagación por injerto de lengüeta es relativamente fácil en climas húmedos y produce árboles rectos y bien desarrollados. La época más adecuada para realizar el injerto de lengüeta es principios de primavera.

Para realizar la propagación por injerto de lengüeta seguiremos los siguientes pasos:

 

1) Selección del patrón a injertar. Seleccionaremos un patrón adecuado y con un año de edad y lo plantaremos con un año de antelación en el lugar definitivo del jardín. Durante este año mantendremos el patrón bien cuidado aportándole los riegos y abonos necesarios, así como eliminando todas las yemas laterales que broten.

 

2) Selección de la púa a injertar. Podemos adquirir la púa deseada en un centro de jardinería o elegir una rama fuerte y recta de uno los frutales de tu jardín. En éste último caso, a mediados del invierno tomaremos un trozo de rama de unos 25cm de longitud y 1cm de diámetro cortando 4cm por debajo de una yema. Una vez cortada, envolveremos la púa en turba de esfagno bien humedecida y la guardaremos dentro de una bolsa de plástico y en un lugar fresco y sombreado, aunque protegido de vientos y heladas.

 

3) Realización del injerto. Cortaremos la punta del patrón realizando un corte horizontal a 20-30cm del suelo. Sobre este mismo corte realizaremos un nuevo corte para formar un ángulo de 45º y sobre éste, un tercer corte vertical para formar una lengüeta.

A continuación debemos cortar la púa de manera que encaje perfectamente con el patrón, poniendo en contacto sus áreas de cámbium. En primer lugar haremos un corte oblícuo en la púa, formando un ángulo de 45º. Después realizaremos un corte vertical que forme una lengüeta.

Finalmente encajaremos patrón y púa, asegurándonos de que sus cámbium entran en contacto, y rodearemos la unión con cinta aislante para injertos. Después cubriremos con cera para injertos la cinta y cualquier trozo de madera que quede al descubierto.

 

4) Establecimiento del injerto. La unión de patrón y púa puede llevar dos meses o más. Iremos viendo que se forma un callo cada vez más duro en la unión y que la púa comienza a desarrollar yemas. En ese momento podremos retirar la cinta aislante. Por otra parte, para que la nueva planta se desarrolle con fuerza sobre el patrón, deberemos eliminar todas las yemas y chupones que crezcan por debajo de la púa.