Navega rápidamente por el índice del contenido



Reproducción por acodo simple

 

Muchos arbustos y trepadoras se propagan fácilmente por acodo simple, aunque necesitan tiempo para desarrollar raíces y nuevos brotes.

Para realizar la propagación por acodo simple seguiremos los siguientes pasos:

 

1) Selección del tallo a acodar. Seleccionaremos los tallos que mejor puedan flexionarse hasta el suelo.

 

2) Preparación del tallo a acodar. Doblaremos el tallo/s a acodar para ver dónde entrará en contacto con el suelo. Eliminares las hojas que se encuentren más próximas al punto de acodo y realizaremos una incisión en la cara inferior del tallo, bajo los nudos que se van a enterrar. Introduciremos un palillo en la incisión para que permanezca abierta. De esta forma se formará un callo que estimulará la producción de raíces.

 

3) Realización del acodo. Prepararemos un pequeño hoyo en el suelo e introduciremos el tallo a acodar. Sujetaremos bien el tallo contra el suelo utilizando clips de suelo o un alambre clavado en forma de U. Después colocaremos un montón de tierra y lo compactaremos asegurándonos de que el tallo queda bien fijado al suelo.

 

4) Cuidados para el enraizamiento. Para que el acodo enraíce necesitamos regar con frecuencia la zona del acodo y mantener el suelo con humedad constante. El acodo tardará entre una estación vegetativa y un año en generar raíces y nuevos brotes.

 

5) Trasplante. Cuando el acodo haya desarrollado suficientes raíces y una nueva brotación fuerte, podremos separar la nueva planta de su planta madre cortando los tallos de unión. Una vez separada, dejaremos la nueva planta en el mismo lugar durante una estación vegetativa y después podremos trasplantarla al espacio definitivo del jardín.