Navega rápidamente por el índice del contenido



Proyecto del jardín

 

Una vez analizadas las necesidades, gustos y preferencias, conocidos los elementos de partida y habiendo realizado el proceso de desarrollo de ideas para el diseño, se puede plasmar en un documento realizando el proyecto del jardín.

El proyecto del jardín se inicia volcando sobre el plano del jardín las ideas surgidas en el proceso creativo pudiéndose generar varias opciones de diseño. El siguiente paso es decidir el diseño que más se ajusta a las necesidades, gustos y preferencias de los propietarios valorando su coste de realización y aplicando los ajustes necesarios para ponerlo en marcha.

 

Primeros bocetos del jardín

 

Los primeros bocetos del jardín surgen al añadir en el plano del jardín todas las ideas y elementos de diseño que hayamos ido anotando durante el proceso creativo. Dado que se suelen tener varias ideas, es recomendable realizar varias copias del plano inicial de la parcela a partir de las cuales se generarán varios bocetos.

Los bocetos se deben realizar a lápiz para poder borrar y rectificar todas las veces necesarias. Si se cuenta con herramientas informáticas, aún mejor.

Las plantas y elementos sólidos o estructurales que se incorporen al plano se deben medir con precisión y en el caso de las plantas, deben incluirse medidas de la planta adulta, es decir, la dimensión que se prevé alcanzará al cabo de al menos 5-6 años o incluso de 10-12 años si se trata de árboles o arbustos de crecimiento lento. Puedes consultar las medidas que pueden alcanzar las plantas utilizando la búsqueda avanzada en nuestra Guía de Plantas.



Decidir el diseño

 

Hemos creado varios bocetos y ahora debemos elegir el más adecuado. A veces, incluso es posible hacer una combinación de ideas de los distintos bocetos.

En este momento más que nunca se deben tener presentes las necesidades, gustos y preferencias de los propietarios, así como el análisis sobre los elementos que ya existen en el interior y exterior del jardín. Se valorarán las ventajas y desventajas de cada boceto, descartando ideas y combinando posibilidades. Madurar la decisión unos días ayudará a decantarse por el diseño más adecuado.

Una vez elegido un diseño, debemos realizar el plano en detalle, a color, y si es posible, con visión tridimensional. Todo lo que se pueda reflejar en el papel y ayude a visualizar el diseño antes de trasladarlo al terreno será positivo para evitar errores que pueden ser costosos de corregir a posteriori.

Por otra parte, elegiremos los elementos de decoración del jardín y las plantas que se incorporan al diseño. Todo debe quedar incluido en una lista que adjuntaremos al plano del jardín.



Presupuesto del nuevo jardín

 

Elaborar el presupuesto previamente sirve para no encontrarse sorpresas negativas más adelante, para no dejar a medio hacer el jardín y para planificar diferentes fases, si es necesario. En resumen, para poder maximizar la relación entre satisfacción y coste.

El cálculo del presupuesto completo permite analizar los trabajos que encarecen más el presupuesto, así como valorar en que partidas se puede recortar el presupuesto o qué elementos del diseño podrían eliminarse en caso de que se necesite reducir el presupuesto final. Para realizar el cálculo de cada partida del presupuesto, seguimos los siguientes pasos:

 

Hacer una lista de materiales a emplear. Utilizando las unidades métricas necesarias, las superficies en m2 (por ejemplo: m2 de baldosas para sendero, m2 de césped, m2 de zona de gravilla..), los volúmenes en m3 (por ejemplo: m3 de tierra, m3 de estanque de agua..) y los elementos que se venden por unidades (1 mesa, 4 sillas, 20 ejemplares de adelfa, 2 encinas..), se podrá elaborar una lista que permita iniciar la consulta de presupuestos en los distintos proveedores.

 

Hacer una lista de los servicios de instalación y construcción a contratar. Al mismo tiempo que se realiza el análisis de materiales a emplear y los diferentes proveedores donde se pueden adquirir, debemos analizar qué instalaciones o construcciones vamos a realizar personalmente y cuales necesitamos o preferimos contratar.

Realizaremos un listado de todos aquellos servicios de instalación y construcción que vayamos a contratar que servirá de guía para consultar precios en los diferentes proveedores.

Para las instalaciones que realicemos personalmente necesitaremos incluir los materiales y herramientas necesarios en la lista de materiales a emplear.

 

Consulta de precios. Los precios de los materiales de construcción se pueden consultar en almacenes de construcción y bricolaje, donde además asesoran acerca de su instalación y mantenimiento. Los precios de las plantas se pueden consultar en viveros o centros de jardinería. Además, solicitaremos presupuesto a profesionales locales para cada una de las construcciones que hemos detallado en el listado.

 

Cálculo de presupuesto total y valoración. Una vez tengamos los precios de todos los materiales, podemos dividir el presupuesto en partidas y calcular el coste de todas del proyecto de diseño del jardín.

Las partidas principales de cualquier presupuesto de jardín son:

Coste de trabajos previos: Incluye costes de movimiento de tierras, preparación y mejora del suelo, nivelación del terreno, …

Coste de trabajos de construcción: Incluye todas las obras e instalaciones necesarias.

Coste de elementos de decoración del jardín: Incluye todos los materiales sólidos del jardín.

Coste de las plantas: Incluye todos los ejemplares del área de plantación, tanto el coste de adquisión, como el coste de su siembra y plantación en el caso de que se contrate este servicio.

 

Una vez hemos calculado el coste de las diferentes partidas, es posible que el presupuesto se nos haya disparado por encima de lo que teníamos pensado gastar para diseñar el jardín. Si es así, puedes ver algunas opciones para redudir el presupuesto del diseño del jardín.

Una vez decidas si hacer ajustes y qué ajustes en su caso, sólo queda preparar el plano de diseño final.