Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Plantas resistentes al encharcamiento

 

Los suelos encharcados son suelos con mal drenaje y una gran capacidad de retención de agua. Estas circunstancias se dan en suelos arcillosos muy compactados.


El encharcamiento del suelo provoca problemas de aireación y asfixia en las raíces de las plantas. En muchos casos, la acumulación de agua se produce en capas subterráneas del suelo, no siendo visible desde el exterior. De hecho, los síntomas externos en la planta pueden hacernos creer que la planta sufre sequía, cuando en realidad sufre exceso de agua y encharcamiento de la raíces.

Si en el jardín tenemos un suelo arcilloso con problemas de encharcamiento muy graves, podremos cultivar pocas plantas y las que resistan, se desarrollarán malamente. La mejor solución será corregir el problema instalando un sistema de drenaje subterráneo e incorporando al suelo tierra arenosa y estiércol, contribuyendo a mejorar su permeabilidad, aireación y drenaje.

Si en el jardín tenemos un suelo arcilloso con ciertos problemas de encharcamiento durante los meses lluviosos, podemos recurrir al cultivo de plantas que soportan bien los encharcamientos temporales.

 

Cómo prevenir daños por encharcamiento en el jardín.

 

Evitar pisar el suelo del jardín cuando esté mojado. Ojo con las obras!, si se pisa un suelo arcilloso mojado con maquinaria pesada, el suelo quedará como un bloque de hormigón, duro e infértil.

 

Aportar materia orgánica al suelo. Un abonado anual con una buena cantidad de compost ayudará a soltar y airear.

 

Mezclar tierra arenosa en la primera capa del suelo.

 

Consulta plantas resistentes al suelo encharcado en nuestra Guía de plantas.