Navega rápidamente por el índice del contenido



Plantas acuáticas

 

Nenufar

 

Las plantas acuáticas son plantas que presentan tejidos que les permiten absorber el oxígeno, el dióxido de carbono y las sales minerales directamente del agua.

Las plantas acuáticas se pueden emplear para la creación de un estanque artificial en el jardín. Tanto si se pretende lograr un aspecto natural, como si lo que se busca es una estética moderna, se deben cultivar en el estanque un número reducido de plantas, siempre adecuado al tamaño del estanque.

Una única variedad de planta acuática puede conseguir un buen resultado decorativo, especialmente si se trata de un estanque pequeño. Si se cuenta con espacio suficiente, se pueden combinar plantas de porte horizontal con plantas de porte vertical, añadiendo dinamismo.

Se pueden distinguir varios tipos de plantas acuáticas según su adaptación al medio acuático:

 

Plantas totalmente sumergidas u oxigenadoras: Viven completamente sumergidas oxigenando el agua y evitando la proliferación de algas u otros seres inferiores. Se utilizan también para acuarios. Ejemplo: Ceratophyllum demersum o Potamogeton crispus.

 

Plantas emergentes: Tienen las raíces y parte del follaje bajo el agua pero mantienen hojas y flores en el exterior decorando el estanque. Sus raíces están arraigadas en el suelo. Ejemplo: Juncus (Junco) o Typha (Espadaña).

 

Plantas flotantes: Tienen sus raíces y tallos en el interior del agua sin necesidad de enraizar en tierra. Generalmente poseen hojas grandes flotando en el exterior del agua y dan flores vistosas y coloridas muy decorativas. Gracias a sus grandes hojas que frenan la entrada de luz, las plantas flotantes evitan la proliferación de algas. Por otra parte, las hojas sirven de alimento y resguardo para animales acuáticos como anfibios o insectos. Las plantas flotantes aportan calma y serenidad al estanque. Ejemplo: Nymphaea (Nenúfar).

 

Plantas palustres o de ribera: Viven alrededor de áreas acuáticas, sobre suelos ricos en materia orgánica y siempre húmedos pero bien drenados, ya que si sus raíces están en contacto permanente con el agua se pudren. Ejemplos: Cyperus alternifolius (Ciperus) o Zantedeschia aethiopica (Lirio de agua).

 

Puedes buscar plantas acuáticas accediendo a nuestra Guía de plantas.