Nombre botánico: Lycospersicon esculentum
Lycopersicum esculentum v 1

Nombre común: Tomate, Tomatera
Clima: Árido - Atlántico - Continental - Mediterráneo - Montañoso - Subtropical árido - Tropical
Resistente a: Heladas Suaves  
Tipo de suelo: pH Neutro - Suelo bien drenado - Suelo fértil - Suelo Húmedo - Textura arcillosa - Textura arenosa - Textura franca
Porte: Herbácea
Tipo: Plantas de temporada
Tipo de mantenimiento: Alto
Confort en el jardín: Planta SIN púas peligrosas - Planta NO tóxica - Planta SIN bayas que ensucien el suelo  
Exposición: Sol  
Necesidad de agua: Agua abundante - Cantidad moderada de agua
Grupo de plantas: Hortalizas
Estilos de jardín: Jardín Rural
Espacio del jardín: Huerta - Invernadero - Jardín en macetas
Altura adulta: De 1-2m
Anchura adulta: De 30-60cm
Decoraciones de color: Blanco - Rojo - Verde Oscuro
Planta decorativa por estación: Para Primavera - Para Verano
Floración: Primavera
Fructificación: Verano
Longevidad: Anuales
Descripción:

Abonado: Las tomateras necesitan un buen aporte de nutrientes para dar una cosecha sabrosa y abundante. Por ello, utilizaremos un sustrato rico al realizar la plantación e incorporaremos compost con frecuencia realizando recalces progresivos una vez que las tomateras hayan comenzado a coger altura.

Multiplicación: Propagación por semillas.

Plantación: En primavera, en semillero protegido. Pasados unos dos meses, y una vez finalizado el período de heladas, realizaremos el trasplante de las plantitas al huerto exterior.

Poda: Cuando las tomateras vayan creciendo, podaremos la planta para dejar sólamente uno o dos brotes. Esta poda es importante para permitir una buena aireación a las plantas y para estimular la formación de frutos más adelante.

Familia botánica: Solanaceae.

Plagas y enfermedades: Las plagas más comunes de la tomatera son la mosca blanca, los pulgones y algunas especies de orugas que perforan los frutos. La tomatera también es sensible al mildiu, que provoca manchas en las hojas y acaban por secarlas. Para prevenir estas plagas y enfermedades debemos facilitar la aireación de las plantas, así como realizar un correcto abonado y un riego uniforme.

Origen: Zona tropical de América del Sur. Su nombre común, tomate, proviene del azteca Tómatl. Los españoles introdujeron el tomate en Europa en el siglo XVI, aunque hasta el siglo XVIII no se cultivó como hortaliza.

De interés: Hortaliza muy apreciada por sus frutos, tomates carnosos y muy sabrosos cuando se trata de tomateras de huerto ecológico. Para el cultivo de tomates haremos la siembra de semillas en primavera, en semillero protegido, lo que nos permitirá adelantar la plantación y trasplantar las plantitas al huerto exterior una vez haya finalizado el riesgo de heladas, entre marzo y mayo, dependiendo de la zona climática. En el semillero protegido dejaremos una separación de unos 40cm entre plantas para permitir un adecuado desarrollo, ampliando la separación hasta 60 cm al trasplantarlas al huerto exterior. Cuando las tomateras vayan creciendo, podaremos la planta para dejar sólamente uno o dos brotes. A su vez, cuando la planta vaya cogiendo altura, será necesario preparar una estructura de sujección con palos altos y fuertes y atar los tallos de las tomateras. Al cabo de unos dos meses, la tomatera dará numerosas flores de color blanco que deben ser polinizadas por abejas y otros insectos para dar fruto. Si hemos cultivado la tomatera en un espacio con pocos insectos o en una terraza urbana, es recomendable realizar una polinización manual repasando las flores con un pincel. Una vez las flores hayan sido fecundadas comenzarán a formarse los tomates, que podremos comenzar a recolectar desde principios de verano. Es importante retirar los tomates maduros con suavidad para no dañar la planta y favorecer que siga formando nuevos tomates. Para obtener una buena cosecha las tomateras necesitan un buen abonado, así como riegos frecuentes pudiendo obtener entre 2-4 Kg. de tomates por planta, en función de la variedad de tomatera. Durante el período de floración es recomendable reducir la cantidad de riego. La tomatera puede cultivarse junto a otras hortalizas como acelga, ajo, albahaca, cebolla, col, escarola, espinaca, lechuga y puerro, sin embargo, debe sembrarse alejada de hortalizas de su misma familia (solanáceas) como la berenjena.

 
 Galería de fotos
Lycopersicum esculentum v 1 Lycopersicum esculentum 2 Lycopersicum esculentum v 3 Lycopersicum esculentum v 4