Nombre botánico: Spinacea oleracea
Spinacea oleracea v 1

Nombre común: Espinaca
Clima: Atlántico - Continental - Mediterráneo - Montañoso
Resistente a: Heladas Medias - Heladas Suaves  
Tipo de suelo: pH Neutro - Suelo bien drenado - Suelo fértil - Suelo Húmedo - Textura arcillosa - Textura franca
Porte: Herbácea
Tipo: Plantas de temporada
Ritmo de crecimiento: Rápido
Tipo de mantenimiento: Alto
Confort en el jardín: Planta SIN púas peligrosas - Planta NO tóxica - Planta SIN bayas que ensucien el suelo  
Exposición: Semi-sol - Sombra luminosa - Sol  
Necesidad de agua: Agua abundante
Grupo de plantas: Hortalizas
Espacio del jardín: Huerta - Jardín en macetas
Altura adulta: Menos de 30cm - De 30-60cm
Anchura adulta: Menos de 30cm
Decoraciones de color: Verde Oscuro
Planta decorativa por estación: Para Invierno - Para Otoño - Para Primavera
Longevidad: Anuales
Descripción:

Abonado: Las espinacas son hortalizas muy exigentes en nutrientes pero al ser una planta de ciclo corto no llegan a agotar el suelo por lo que podemos sembrar espinacas en espacios donde se hayan sembrado anteriormente otras hortalizas exigentes. La espinaca es sensible al compost y estiércol frescos por lo que es mejor no abonar al sembrar sino hacerlo varias semanas antes o aprovechar los nutrientes que hayan quedado en el suelo tras la cosecha de otras hortalizas exigentes.

Multiplicación: Propagación por semillas.

Plantación: Siembra a voleo utilizando 2-3gr/m² de semillas. Si realizamos siembras escalonadas podremos cosechar también escalonadamente. Dejaremos un espacio de 8-15cm entre plantas, dependiendo de la variedad. Las variedades de otoño se siembran en septiembre y octubre pudiendo obtener las cosechas a partir de los 60 días y hasta finales de la primavera. Las variedades de primavera podemos sembrarlas de febrero a junio. En verano sólo podremos sembrar variedades resistentes al espigado siempre que las ubiquemos en una zona sombreada y fresca.

Recolección: Se inicia al cabo de 5-6 semanas de la siembra cosechando las hojas más grandes y dejando las del centro para que sigan naciendo nuevas hojas. Al final de la cosecha cortaremos la planta entera.

Familia botánica: Chenopodiaceae.

Plagas y enfermedades: Las babosas y caracoles se comen las hojas de las espinacas. Los gusanos roen raíces y tallos. Con humedad alta el mildiu puede ser un problema por lo que se debe favorecer la aireación de las plantas realizando aclareos y evitando riegos abundantes. Las espinacas son sensibles al cobre por lo que no podemos utilizar el caldo bordelés para solucionar problemas de mildiu.

Origen: Se cree que los primeros en cultivar la espinaca fueron los persas en el S. VI siendo los árabes los que introdujeron su cultivo en Europa en el S. XI.

De interés: Hortaliza muy apreciada por sus hojas comestibles ricas en fibra, vitaminas y hierro. Hay numerosas variedades de espinacas, de hojas grandes y pequeñas, así como más o menos resistentes al frío y al calor, siendo adecuadas para el invierno, el otoño, la primavera o el verano. En general, las espinacas no soportan el calor ni la sequía pero pueden aguantar heladas de hasta -10ºC. Con calor y sequedad la espinaca monta en flor y se vuelve amarga perdiendo su uso comestible. Las espinacas crecen en suelos ricos, húmedos y preferiblemente arcillosos. En otoño e invierno es conveniente una ubicación soleada, mientras que en primavera y verano es mejor cultivarlas a la sombra. Se deben regar con mucha frecuencia pero en dosis reducidas para mantener el suelo húmedo pero evitar enfermedades fúngicas. Debemos realizar rotaciones cada varios años dejando que el suelo descanse de espinacas 2-3 años. Se asocia bien con casi todas las hortalizas.

 
 Galería de fotos
Spinacea oleracea v 1 Spinacea oleracea v 2