Navega rápidamente por el índice del contenido



Plagas y enfermedades del césped

 

Las plagas y enfermedades afectan a un césped débil y la solución pasa por fortalecer el césped:

 

Atención al abonado y nutrición del césped. Muchas veces aportamos más nutrientes de los necesarios, provocando enfermedades en el césped. El exceso de nitrógeno es especialmente problemático y favorece la aparición de enfermedades como Pythium rhizoctonia, Thypula, Fusarium o Antracnosis entre otras.

También la escasez de nutrientes puede generar enfermedades en el césped, sin embargo, es más habitual y peligrosa la nutrición excesiva.

 

Mantener un suelo aireado y permeable. Con un suelo cuidado impedimos encharcamientos y enfermedades de hongos en las raíces. Además, permitimos un mayor desarrollo radicular del césped haciéndole más resistente al frío, a la sequía y al pisoteo, evitando ataques de parásitos.

 

Utilizar especies cespitosas resistentes al clima y al suelo del jardín. Si el césped está formado por especies resistentes se mantendrá sano.