Navega rápidamente por el índice del contenido



Plagas principales y su tratamiento

 

Los principales insectos que atacan a gran cantidad de plantas del jardín y pueden convertirse en plaga son:

 

Gusanos blancos o larvas de tipúlidos. Se trata de larvas blancas, gordas y de aspecto desagradable, que podemos localizar debajo de la superficie del suelo, donde se alimentan de cualquier planta. En las noches cálidas pueden subir a la superficie y comer la parte inferior del tallo de las plantas.

Los escarabajos de tierra comen grandes cantidades de gusanos blancos por lo que una manera sencilla de evitar la expansión de estas larvas es acolchar el suelo para dar cobijo a los escarabajos. Si con esto no es suficiente, la mejor opción es remover el suelo para encontrar las larvas y aplastarlas manualmente.

 

Gusanos de alambre o larvas de elatérido. Son gusanos delgados, brillantes y de color amarillento dorado que suelen hacer unos pequeños agujeros muy característicos en las zanahorias y en las patatas, aunque pueden atacar a cualquier planta. Viven en el suelo, a diferentes profundidades dependiendo de la época del año, ya que son sensibles al calor y a la sequedad.

Dado que sienten gran predilección por las raíces carnosas, podemos usar como trampa zanahorias o patatas viejas enterradas ligeramente que levantaremos periódicamente eliminando todos los gusanos de alambre que haya en las plantas trampa. Además, si tenemos gallinas, éstas comen numerosos gusanos de alambre y pueden ser de gran ayuda si se las deja comer en las parcelas recién labradas. Por último, el purín de helechos funciona como un eficaz repulsivo contra este tipo de gusanos.

 

Gusanos cortadores. Son gusanos que viven bajo la superficie del suelo y resultan bastante dañinos al alimentarse de la base de las plantas hasta destruirlas completamente.

Los escarabajos de tierra se alimentan de gusanos cortadores por lo que conviene atraer escarabajos proporcionándoles resguardo con un buen acolchado del suelo. Si con esto no es suficiente, removeremos un metro de tierra alrededor de las plantas afectadas para buscarlos y aplastarlos manualmente.

 

Gusanos grises. Son las larvas de distintos tipos de polillas, de color gris oscuro. Durante el día se esconden enroscadas bajo tierra y por la noche salen para alimentarse de la base de los tallos de las plantas jóvenes y tiernas.

Escarbando superficialmente cerca de la planta atacada es posible dar con ellos y eliminarlos manualmente. Inverna bajo el suelo por lo que en otoño e invierno es posible remover la tierra y retirar todos los que encontremos.

 

Pulgones o áfidos. Existe una gran variedad de áfidos, entre los que se encuentran los pulgones y las cochinillas, insectos pequeños de color verde, negro, blanco, gris, amarillo, blanco.., que se reproducen de forma rápida y abundante mientras se extienden por las hojas y tallos de las plantas chupando la savia. Atacan principalmente a las plantas jóvenes y a los nuevos brotes. Además de debilitar a la planta y ofrecer un mal aspecto, los pulgones segregan gotitas de miel muy pegajosas donde se desarrollan virus pudiendo transmitir enfermedades víricas a las plantas.

Para prevenir las plagas de pulgón, conviene tener en el jardín mariquitas, tijeretas y moscas de las flores, animales beneficiosos que comen grandes cantidades de pulgones. Cultivando Tagetes (Claveles de Indias) y Calendula podemos atraer a las moscas de las flores. Por otra parte, debemos controlar los aportes nitrogenados evitando excesos que hacen que la savia de las plantas se vuelva más azucarada y apetecible para los pulgones.

Si los pulgones han aparecido, podemos verles y eliminarlos fácilmente machacándolos con los dedos, pulverizando las plantas con agua a presión o recortando las zonas de la planta más dañadas. Si alguna planta está muy afectada, puede ser preferible arrancarla para frenar la plaga y evitar que se extienda por más zonas del jardín.

Si la plaga se ha extendido podemos espolvorear sobre la planta un polvo fino de algas o de algún camino. Al caer sobre los pulgones, el polvo les provoca deshidratación, que finalmente puede acabar asfixiándolos. Pero si con esto no conseguimos resultados, podemos combatir a los pulgones pulverizando las plantas infectadas con distintos productos orgánicos:
 

  • Cuasia, muy efectiva contra pulgones e inofensiva para abejas y mariquitas.
  • Jabón insecticida, un jabón de sal de potasio muy efectivo para el control de pulgones, moscas blancas, ácaros de araña roja y cochinillas harinosas, aunque sus efectos sólo duran un día.
  • Jabón suave, un jabón que matará todos los insectos que toque y cuyos efectos duran únicamente un día.
  • Insecticidas naturales como Piretro, Rotenona, Pelitre o Nim, sustancias de rápido efecto y muy efectivas contra insectos y pulgones, aunque también mata insectos beneficiosos, por lo que sólo se recomienda su uso en casos extremos.
  • Aceite de colza, útil para el control de pulgones, moscas negras, moscas blancas, trips y ácaros de araña roja. Pero el aceite de colza es perjudicial para el follaje de plantones jóvenes, fucsias y begonias, por lo que debe emplearse con precaución.


Trips. Son insectos muy pequeños y alargados de color marrón a negro transparente. Los trips se alimentan de los pétalos de las flores agujereándolos y provocando un mal aspecto en las plantas del jardín, además de perjudicar la floración y la formación de los frutos.


Los trips pueden controlarse fácilmente en un jardín orgánico en el que existirán numerosos depredadores naturales como algunos ácaros que se comen las larvas de los trips. Pero si los trips se convierten en plaga resultando un problema, podemos combatirles mediante insecticidas naturales de Piretro, Rotenona, Nim o Pelitre, así como pulverizando sobre las plantas afectadas aceite de colza. 

 

Alacran cebollero o grillotopo. Es un insecto similar a un grillo con pinzas y de color marrón que excava galerías en el suelo, ataca las raíces y corta los tallos por la base. Se alimenta de lombrices, gusanos, hormigas y tubérculos y es de hábitos nocturnos. Su presencia es más habitual en suelos húmedos, ligeros y mullidos.

Para mantener al grillotopo bajo control podemos beneficiarnos de sus enemigos naturales, erizos, musarañas, topos y pájaros. Además, podemos prepararles trampas realizando agujeros de 10cm de profundidad, rellenándolos de estiércol de caballo y cubriéndolos con tejas. En los días fríos de otoño, invierno y primavera se refugiarán en las trampas donde podremos cazarlos y eliminarlos.

 

Carpocapsa y Mosca de la fruta o ceratitis. La carpocapsa es una pequeña mariposa de vida nocturna y la mosca de la fruta es una pequeña mosca de color marrón anaranjado. Tanto la carpocapsa como la ceratitis se refugian durante el invierno en estado de crisálida en el suelo, los troncos, las ramas.. Llegada la primavera se transforman en adultas y ponen sus huevos sobre las hojas de las ramas más elevadas de los árboles frutales. Cuando nacen las orugas de carpocapsa o las larvas de mosca de la fruta, éstas se alimentan de los frutos abriendo galerías hasta el centro de los frutos. La carpocapsa ataca principalmente a los manzanos. La ceratitis ataca a la mayoría de árboles frutales (albaricoques, peras, ciruelas, kakis, manzanas, mandarinas, naranjas,…).

El cultivo de espárragos silvestres alrededor de los manzanos resulta eficaz para evitar la aparición de la carpocapsa en el vergel. Pero si la carpocapsa o la ceratitis hacen su aparición, deberemos luchar contra las larvas que se refugian en el suelo y las cortezas durante el invierno. Si tienes gallinas, déjalas comer bajo los frutales durante el invierno y eliminarán gran parte de las carpocapsas y ceratitis escondidas en el suelo. Si untamos en invierno el tronco y ramas principales con un preparado de arcilla, ceniza y estiércol de vaca podremos eliminar las crisálidas de carpocapsa escondidas en las cortezas.

Por otra parte, deberemos retirar y quemar todos los frutos afectados para evitar el desarrollo de nuevas generaciones de mariposas y moscas. Y finalmente, podemos fumigar las zonas altas del árbol con algún insecticida vegetal.
 



Otras plagas en el jardín