Navega rápidamente por el índice del contenido



Piscinas prefabricadas

 

Los principales tipos de piscinas prefabricadas son: 

 

Piscinas prefabricadas de fibra de vidrio.

 

Las piscinas prefabricadas de fibra de vidrio son de instalación rápida y fácil. Su estructura es muy resistente a las agresiones atmosféricas y al movimiento del terreno, siendo aptas para cualquier tipo de terreno.

Estas piscinas están hechas de una única pieza por lo que tienen muy buena estanqueidad, así como gran durabilidad, hasta 100 años. Otra gran ventaja es que pueden trasladarse a otro lugar sin sufrir deterioro.

Las piscinas prefabricadas de fibra de vidrio son el tipo de piscina con menor coste de mantenimiento y su superficie antideslizante y suave hace que sean piscinas muy seguras. Incluyen sistemas de depuración y filtros propios para su mantenimiento.

El precio de estas piscinas es menor que el de las piscinas de acero, hormigón o madera y su mayor desventaja es la limitación de diseños.

 


Piscinas prefabricadas de poliéster.

 

Las piscinas prefabricadas de poliéster son de instalación es rápida y fácil.

Se trata de piscinas de estructura resistente y estable aunque no tanto como las piscinas de acero u hormigón. De hecho, una vez que la estructura comienza a tener problemas de decoloración o grietas, la reparación resulta complicada.

Los diseños de las piscinas prefabricadas de poliéster son limitados aunque están estudiados para que resulten seguras frente a accidentes y limpias para facilitar su mantenimiento. Incluyen sistemas de depuración y filtros propios para su mantenimiento.