Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Opciones para el riego del jardín

 

Riego automatico decorativo

 

El riego del jardín es uno de los aspectos a tener en cuenta durante la planificación del jardín, eligiendo plantas adecuadas y valorando qué opciones podemos tener a nuestro alcance; podemos crear un jardín seco, que no necesite riego, podemos regar a mano o podemos recurrir a sistemas de riego automático.

Una posibilidad práctica y que permite experimentar, es combinar distintas opciones de riego en nuestro jardín creando zonas con riego automático, zonas de jardín seco y zonas de riego manual en el caso de plantas que necesitan pocos riegos adicionales.

 

Riego automático. Actualmente existe una amplia gama de dispositivos para diseñar el sistema de riego automático más adecuado para cada jardín y su coste es bastante asequible si tenemos en cuenta que nos permitirá importantes ahorros en la factura de agua.

Un riego automático bien planificado y construido proporciona un riego muy eficiente del jardín, ya que se ajusta el tiempo y caudal de riego en función de las necesidades de las plantas a regar, lo cual repercute en un gran ahorro en el consumo de agua de riego respecto al riego manual. Por otra parte, podemos programar el riego e incluso instalar dispositivos que suspendan el riego programado cuando detecten que el jardín ya ha recibido agua por lluvias.

 

El riego manual. El riego con manguera o regadera supone tiempo y crea una gran dependencia, aunque a muchos jardineros les gusta relajarse regando el jardín y puede ser una buena opción en zonas de climas húmedos donde no hace falta regar mucho o si se cuenta con un jardín pequeño o con plantas que necesitan pocos riegos.

 

Xerojardinería o Jardín seco. Es posible diseñar un jardín con plantas que puedan sobrevivir sin riego adicional. Para ello hay que elegir plantas adaptadas al clima de la zona y no aportarlas riego artificial para que las plantas se vean forzadas a desarrollar sus defensas naturales contra la sequía. Algunas plantas pueden necesitar excepcionalmente algún aporte de agua durante el primer año.

El jardín seco es una buena opción en zonas de climas secos y calurosos donde el agua escasea. Quizás pienses que en una zona de clima muy seco, como el clima mediterráneo o el clima árido, resulte difícil tener un jardín sin riego artificial, pero precisamente en estos climas existe una gran diversidad de plantas adaptadas a condiciones de sequía extrema, y si se eligen bien las plantas, es posible crear un jardín colorido, aromático y de gran atractivo.
 



Sistema de riego automático por goteo
Riego automático por microaspersión
Riego automático por microdifusión