Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Jardín Japonés

 

Es un jardín que simboliza la eterna juventud a través de la quietud, permanencia y una casi total ausencia de movimiento en todos sus elementos, incluidas las plantas. Un jardín japonés es un espacio con mucho encanto que trasmite gran serenidad y en el que parece que el tiempo se ha detenido. Es un jardín para la contemplación. Se necesita poco espacio para recrear un jardín de estilo japonés por lo que resulta adecuado para jardines pequeños o para crear un rincón interesante en un jardín grande.

 Jardin de estilo japones

 

Los elementos clave en un jardín japonés son:

 

Pocas plantas y muy bien seleccionadas. El jardín japonés requiere austeridad en todos sus elementos, incluyendo las plantas. Además, elegir bien las especies es muy importante ya que todas las plantas deben seguir la línea espiritual del jardín japonés. Los árboles deben ser de lento y limitado crecimiento para mantener la sensación de eterna juventud de este estilo de jardín. Y existen plantas muy características que no deben faltar:

 

Cerezo japonés. Con su espectacular floración en primavera, es el elemento principal de dicha estación en el jardín japonés.

 Arce japonés. La delicadeza y variaciones de color de sus hojas son característicos del estilo de jardín japonés. La caída de las hojas del arce en otoño es el elemento principal de dicha estación en este estilo de jardín.

Bambú. Es un arbusto de hoja perenne que aporta sonido al jardín durante todo el año gracias al movimiento de sus hojas con el viento.

Pino negro japonés. de porte pequeño e irregular y follaje verde oscuro perenne ofrece un gran interés decorativo al jardín durante todo el año.

 

Un estanque que trasmita quietud. Un jardín japonés necesita un estanque de revestimiento negro que aporte profundidad y quietud al agua. El estanque debe simular la naturaleza, con formas geométricas y materiales naturales como rocas, piedras, grava o arena. Un puente ornamental que permita atravesar el estanque es otro elemento muy característico.

 

Rocas, piedras, arena y tierra en sustitución del césped. Como base y complemento al estanque y las plantas, se incluirán espacios rocosos con piedras decorativas y arena rastrillada en forma de hondas que generen contraste entre las líneas estructurales y las plantas del jardín, enfatizando siempre la sensación de naturalidad y quietud.

 

Elementos decorativos típicos. Se pueden incluir algunos elementos típicos que estratégicamente situados resaltarán la atmósfera buscada en este estilo de jardín. Un farol japonés de piedra, un camino de pasos japoneses (en madera o piedra), un pabellón o casa del té o una isla en el medio del estanque, son algunos de los elementos más típicos para decorar el jardín japonés.