Navega rápidamente por el índice del contenido



Estrategias de diseño del jardín

 

Existen un conjunto de estrategias de diseño que se utilizan para iniciar el diseño de cualquier jardín:

 

Factor descubrimiento. Un diseño atractivo debe dividir el terreno en secciones a explorar haciendo que resulte imposible abarcar todo el jardín de un vistazo para mantener la sensación de misterio y descubrimiento.

Incluso en jardines pequeños se puede evitar abarcar todo el jardín de un vistazo. Para ello se pueden utilizar caminos en zig-zag o cambios de nivel con rampas o escalones que impidan la vista antes de pasar a la zona siguiente.

También con arbustos, setos, paredes, pérgolas.., e incluso un macizo con plantas, es posible obstaculizar la visibilidad más allá y favorecer la tendencia a la exploración.

 

Creación de espacios o ambientes diferenciados. Si en el jardín se quieren incluir elementos útiles como invernadero, caseta de jardín, huerto, tendero para la ropa… y se ubicara todo en una única sección sin separaciones, se generaría sensación de desconcierto, desorden y asfixia, especialmente si la parcela es pequeña, que haría que el diseño del jardín resultase poco atractivo e incluso antiestético.

Por este motivo, es importante realizar una división del jardín en secciones de forma que se ubiquen los distintos elementos creando ambientes o espacios diferenciados que a la vez hagan necesario desplazarse de una zona a otra para ver el jardín poco a poco.

 

Definición de puntos focales. Todo jardín debe contar con elementos atractivos que sirvan de puntos focales que ayudarán a determinar fuertemente el estilo y aspecto general del jardín. Sin puntos focales, el diseño resultará monótono, aburrido y sin carácter.

Por lo tanto, en función del tamaño del jardín y sus distintas secciones se deben decidir un número necesario de puntos focales, que deberán guardar una línea de continuidad y conexión entre sí y con el diseño general del jardín.

Pueden tomarse como puntos focales; Un árbol que se desee destacar de forma especial, una fuente, una escultura, un arbusto o área de rocas en medio de un amplio césped, un estanque, un mirador…

Una vez seleccionados, habrá que dedicar a estos elementos un lugar preferente dándoles el protagonismo que se merecen para que sirvan de punto focal en el jardín.

 

Unidad del jardín e integración de elementos. Un jardín sin unidad trasmitirá sensación de desorden y resultará poco estético.

Para generar unidad es importante no utilizar muchos elementos de construcción distintos en el diseño, especialmente en los espacios que se van a poder abarcar de un vistazo. Si se utiliza el mismo material de construcción para los distintos elementos, estanque, caminos, barbacoa…, el diseño tendrá mayor unidad.

Las distintas secciones del jardín deben estar adecuadamente conectadas. Se puede usar una pérgola o un camino atractivo para unir dos secciones distintas de jardín, utilizar grava para conectar de forma más gradual una sección de pavimento duro y sintético con una sección de jardín dominada por plantas o instalar macetas con plantas en una zona pavimentada para suavizar el contraste entre el área pavimentada y el área de plantas.

También será necesario suavizar muchas líneas y contornos duros de la parcela. Las plantas perennes y con formas vistosas facilitarán esta función, ocultando o difuminando estructuras antiestéticas. Un césped de grandes y fuertes curvas hará que las esquinas resulten menos dominantes y dará unidad al jardín.

Por otra parte, habrá que integrar bien todos los elementos del jardín. Por ejemplo, para que la piscina quede integrada, hay que elegir cuidadosamente su forma y su ubicación. La pavimentación del contorno de la piscina juega un papel importante para enlazar el área de piscina con otros espacios pavimentados, así como incorporar una zona o macizo de plantas en una parte del contorno de la piscina, servirá de unión con el área de plantación.

 

Diseño en altura. Un jardín debe complementar proporcionalmente su estructura horizontal con su estructura vertical, de forma que el diseño tome toda su dimensión y atractivo, evitando crear un jardín plano y monótono sin apenas elementos verticales.

Para generar verticalidad al diseño se pueden utilizar árboles, arbustos, herbáceas altas, macizos elevados, jardines de rocalla, construcciones, pérgolas, estatuas y otro tipo de decoraciones altas.

 

Generación de amplitud. La mayoría de diseños, independientemente del tamaño de la parcela, agradecen que en el jardín se disfrute de la mayor amplitud posible.

En todo jardín ocurre lo mismo que en las habitaciones de una casa. La decoración, colores utilizados y la distribución del mobiliario y elementos elegidos, pueden variar enormemente la sensación de amplitud e iluminación natural de un espacio. Estas son algunas ideas para generar amplitud en un jardín:

 

Eliminar la opresión que ejercen las paredes o muros altos. Si se pintan de blanco la pared reflejará mayor cantidad de luz al jardín, ampliando la sensación de amplitud. Otra opción es disimular la estructura mediante arbustos de pared o plantas trepadoras.

 

Crear espacios abiertos. En general, con poca densidad de plantas se genera amplitud y desahogo, por ejemplo, un espacio amplio de césped en la zona central del jardín con arbustos no demasiado grandes en sus alrededores.

Colocando baldosas grandes y evitando exceso de mobiliario, también daremos mayor sensación de amplitud al jardín.

 

Extender el jardín. Se puede extender el jardín colocando plantas trepadoras en la pared de la casa o de alguna de las construcciones del jardín

 

Aumentar la profundidad del jardín. Existen varias alternativas para lograr mayor profundidad en el jardín. Se puede fusionar el jardín con paisajes exteriores agradables, como un monte distante, una iglesia, un árbol centenario…, que se convertirán en puntos focales que extenderán el jardín más allá.

Si el entorno de la parcela no ofrece posibilidades en el exterior, también es posible crear un punto focal al extremo del jardín que extienda la mirada en la distancia.

Otra opción es la creación de falsas perspectivas que generen sensación de distancia. Por ejemplo, ubicando grandes plantas en el plano frontal y otras más pequeñas con la misma forma a cierta distancia se obtiene la sensación de que todas las plantas son iguales y la diferencia de tamaño es generada por la distancia.

 

Difuminar los límites del jardín. Se trata de evitar que se pueda divisar toda su extensión desde el interior del jardín. Para lograr este efecto se pueden utilizar plantas que se extiendan en los límites del jardín, en lugar de marcar los bordes mediante una valla, muro, seto podado o césped recortado.

 

Aporte de sensaciones. Un jardín sin sensaciones, sin vida, sin carácter, resultará frío e impersonal. El diseño debe tener en cuenta cómo aportar las distintas sensaciones en mayor o menos grado dependiendo del estilo que se decida para el jardín:

 

Madurez. Para conseguir un jardín con aspecto maduro en poco tiempo se deben situar las plantas y arbustos muy juntos e incluir algún árbol maduro, bien un árbol que ya hubiera en la parcela desde hace años o bien un ejemplar especial que se adquiera en un centro de jardinería: olivo, encina, alcornoque, tejo,…, especies que precisan de muchos años para desarrollarse en un jardín. Otra alternativa es plantar un árbol joven de alguna especie de crecimiento rápido que en pocos años habrá crecido lo suficiente para dar sensación de madurez al jardín.

 

Movimiento. Las fuentes y cascadas, así como la vegetación alta que se mueva fácilmente con el viento, aportan movimiento, sonido y vida al jardín.

 

Naturalidad. Para crear un aspecto natural hay que seleccionar muy bien las plantas, incluyendo grupos de plantas con numerosos ejemplares pero pocas especies. En las áreas pavimentadas se deben utilizar materiales naturales como madera, piedra o pizarra que lograrán un efecto más natural. Las rocas y el agua formando estanques o pequeños lagos con bordes o riberas son elementos que también aportan naturalidad al diseño.

 

Tranquilidad y orden. Algunos elementos nos ayudarán a generar sensación de relax y orden en el jardín. La simetría, el equilibrio, el uso de patrones rectangulares en las zonas de pavimento, la incorporación de arbustos podados o un estanque con revestimiento negro para dar más sensación de profundidad y quietud, son algunas ideas que se pueden aplicar para generar tranquilidad y orden en un jardín.