Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Estiércol

 

Los excrementos de los animales son una gran fuente de materia orgánica para el suelo aunque para obtener un producto más equilibrado en nutrientes, debemos dejarlo fermentar o madurar varios meses antes de incorporarlo al suelo del jardín. Una vez fermentado no corremos el peligro de que resulte demasiado fuerte para las plantas y además habremos eliminado los restos de herbicidas, fungicidas, hormonas de crecimiento y otros químicos que contiene el estiércol de las granjas no orgánicas.

 

Estiércol de oveja. Es un estiércol de los más ricos y equilibrados cuando procede de ovejas que pastan por el campo ya que las ovejas comen una amplia variedad de plantas silvestres. Sin embargo, se trata de un estiércol fuerte que es necesario fermentar en montón antes de incorporarlo al jardín. También es bueno para añadirlo al montón de compost o para preparar fertilizante de estiércol líquido.

Podemos obtener estiércol de oveja a través de establos o granjas rurales próximas donde nos lo pueden vender e incluso trasladar hasta nuestro jardín.

Nutrientes del estiércol de oveja: Nitrógeno: 0,8%, Fósforo: 0,5%, Potasio: 0,4% más toda la gama de oligoelementos.

 

Estiércol de caballo. Es un estiércol suave y pobre en nitrógeno, aunque de fermentación muy rápida, que lo hace muy adecuado para mezclarlo en el montón de compost o con otros tipos de estiércol.

El estiércol de caballo es fácil de conseguir en las ciudades puesto que en clubes hípicos o pequeños establos nos lo pueden vender si se lo solicitamos, aunque antes debemos asegurarnos de que usan camas de paja o turba y no de virutas de madera o serrín, que pueden ser una fuente de enfermedades para las plantas.

Nutrientes del estiércol de caballo: Nitrógeno: 0,6%, Fósforo: 0,6%, Potasio: 0,4% más toda la gama de oligoelementos.
Cantidad recomendada: 9-15Kg por m2.

 

Estiércol de vaca. Es un estiércol pobre en nitrógeno aunque es muy bueno para tierras húmedas y frías. Para conseguir una fermentación adecuada del estiércol de vaca debemos mezclarlo con paja y proporcionarle muy buena ventilación, ya que su exceso de agua puede perjudicar el proceso de fermentación.

El estiércol de vaca podemos conseguirlo en granjas de pueblos cercanos por un precio bastante económico.

Nutrientes del estiércol de vaca: Nitrógeno: 0,6%, Fósforo: 0,3%, Potasio: 0,4% más toda la gama de oligoelementos.

Cantidad recomendada: 9-15Kg por m2.

 

Estiércol de gallina. Es un estiércol muy rico en nitrógeno pero es demasiado fuerte para las plantas por lo que debe fermentarse bien y usarse mezclado con otros tipos de estiércol o como complemento en el montón de compost. El estiércol de gallina también contiene mucho calcio por lo que conviene moderar su utilización en suelos calcáreos.

El estiércol de gallina o gallinaza podemos conseguirlo a través de granjeros rurales que tengan gallinas criadas al aire libre. Si se dispone de algo espacio en el jardín, también es posible criar media docena de gallinas que nos proporcionen huevos ecológicos y un abono muy nutritivo para nuestro jardín. El estiércol de gallina de granjas de cría convencional o masiva no es recomendable como abono dado que el suelo de estas granjas suele cubrirse con virutas de madera o serrín, que pueden ser una fuente de enfermedades para las plantas. Además, las gallinas ponedoras o los pollos de engorde reciben grandes cantidades de antibioticos, hormonas de engorde y otros químicos contaminantes.

Nutrientes del estiércol de gallina fermentado: Nitrógeno: 4%, Fósforo: 4%, Potasio: 1,5% más toda la gama de oligoelementos.
Cantidad recomendada de estiércol de gallina fermentado: 20-30g por m2.

 

Estiércol de cerdo. Es un estiércol con alto contenido de nutrientes aunque poco valorado hoy en día debido a la actual cría intensiva de cerdos y el abuso de antibióticos, hormonas de engorde y otros químicos contaminantes.

Obtener estiércol de cerdo de pequeños establos rurales que utilicen sistemas de cría tradicional y sin contaminantes resulta complicado.

Nutrientes del estiércol de cerdo: Nitrógeno: 0,6%, Fósforo: 0,4%, Potasio: 0,6% más toda la gama de oligoelementos.
Cantidad recomendada de estiércol de cerdo: 9-15 kg por m2.

 

Otros estiércoles

 

Estiércol de cabra: Es un estiércol fuerte y rico en nutrientes, que suele llevar grandes cantidades de pelo de cabra, enriqueciéndolo más aún en nitrógeno.

Estiércol de conejo: Es un estiércol ácido, muy fuerte y rico en nutrientes, similar al estiércol de gallina. Se debe fermentar bien antes de incorporarlo al suelo del jardín e incluso añadir algo de cal en polvo para neutralizar su acidez. El estiércol de conejo es un alimento muy bueno para las lombrices del compost.

Estiércol de palomas y pájaros: Es un estiércol muy fuerte, aún más concentrado que el estiércol de gallina, de forma que debe emplearse con moderación, bien fermentado y preferiblemente mezclado en el montón de compost. En los centros de jardinería podemos adquirir guano, un abono de excrementos de aves marinas.