Navega rápidamente por el índice del contenido



Bambús

 

 Bambu negro

 

Los bambús son una subfamilia de plantas pertenecientes a la familia de las gramíneas. Existen 126 géneros de bambú y más de 1.000 especies, que se distribuyen en estado salvaje por todos los continentes excepto Europa. Entre los géneros de bambú más cultivados se encuentran Bambusa, Fargesia, Phyllostachys, Pleioblastus, Hibanobambusa y Semiarundinaria.

El bambú, muy valorado en algunas culturas como China e India, está tomando cada vez más relevancia en la decoración de jardines modernos debido al misterio y a la magia que aportan al jardín.

Parte de la magia de los bambús consiste en el sonido y movimiento de sus cañas flexibles y de su follaje de textura ligera. Por otra parte, su crecimiento extraordinariamente rápido no deja de impresionar, pudiendo llegar a crecer hasta 40cm en un solo día.

Pero quizás lo más misterioso del bambú sea su floración. Los bambús florecen pocas veces durante su vida y se desconoce por completo cuando lo harán. Lo que sí se sabe es que la floración debilita enormemente a los bambús y en muchos casos, llega a provocarles la muerte. Además, es frecuente que cuando una especie florece, lo haga al mismo tiempo en muchas zonas del mundo, lo que ha provocado que algunas especies de bambú hayan estado a punto de la extinción en el planeta tras un episodio de floración.

En el jardín, conviene controlar la expansión de los bambús, dado su gran crecimiento y su forma de desarrollo. Para ello es importante distinguir entre los dos tipos de bambú. 

Los bambús son plantas que requieren suelos ricos en nutrientes y agradecen abonados frecuentes aunque en dosis pequeñas desde el inicio de la primavera hasta finales de Agosto. Se pueden abonar con compost, humus, raspaduras de cuerno o abonos especiales para bambú. Las hojas secas del bambú también le sirven de abono utilizadas como mulching o acolchado. El abono que se utilice debe ser rico en nitrógeno.

La humedad ambiental y el riego medio a alto son necesarios para todos los bambús, aunque precisan de un suelo bien drenado y no soportan el encharcamiento.

La época adecuada para realizar plantaciones o trasplantes de bambú es principios de privamera, cuando el bambú está arrancando su periodo vegetativo. Otra opción es Agosto, final de temporada vegetativa, pero cuando el bambú todavía tiene tiempo de desarrollar una estructura subterránea que le permita resistir los fríos invernales. Si se planta en maceta se debe tener en cuenta que cada dos años aproximadamente será necesario trasplantar el bambú a una nueva maceta más grande, cambiándole por completo el sustrato.

Si se desea cultivar bambú en interiores, las variedades que mejor se adaptan son Bambusa ventricosa, Bambusa vulgaris y Bambusa multiplex. En todo caso, los bambús no se adaptan bien como plantas de interior debido a que necesitan la bajada de temperatura invernal para estimular su reposo vegetativo durante el invierno.

La multiplicación del bambú se realiza mediante división de rizomas en primavera. Se cortan los rizomas en trozos de 15 cm de largo en primavera y se introducen para enraizar en un sustrato para semillas con mantillo de hoja. Durante el primer año hay que evitar que se sequen.

El bambú necesita poda de mantenimiento para resaltar todo su atractivo y evitar plagas y enfermedades. La época adecuada para realizar la poda es finales de invierno, aunque si es necesario realizar más podas se podrán realizar también desde mediados de la primavera hasta finales de Agosto. Dependiendo del tipo de bambú, la poda a realizar será diferente. Consulta todos los detalles en podar bambús.

Puedes buscar todos los bambús accediendo a nuestra Guía de plantas.