13 de Enero de 2011

Sustratos vegetales disponibles en el mercado

Sustratos vegetales disponibles en el mercado
Autor: Jardineros en Acción

En el mercado podemos encontrar una amplia oferta de sustratos para nuestras plantas, tantos, que a veces puede resultarnos difícil elegir la tierra más adecuada.

 

Estos son los tipos de sustratos disponibles en el mercado y sus características:

 

Sustrato universal: El sustrato universal consiste en sustratos preparados compuestos por diversos ingredientes que no siempre son mostrados en la etiqueta. La turba suele ser el ingrediente mayoritario y además pueden incluir perlita y abonos químicos.

En general el sustrato universal es un sustrato con pocos nutrientes y de pH algo ácido.

 

Mantillo o compost: El mantillo es el sustrato obtenido por descomposición de restos orgánicos. Su calidad depende de los materiales utilizados en su elaboración, así como de que el proceso de compostaje se haya realizado de forma adecuada.

Un sustrato de mantillo o compost bien elaborado es rico en nutrientes y presenta una textura suelta y esponjosa adecuada para retener agua y nutrientes que sirvan de reserva para las plantas.

 

Humus de lombriz: El humus de lombriz o lombricompost es un sustrato fértil con mucha materia orgánica y gran cantidad de nutrientes asimilables para las plantas.

El humus de lombriz es un tipo de humus elaborado por lombrices que se comen la materia orgánica de los restos orgánicos transformándola en un humus fértil de excelente calidad que aporta al suelo del jardín una reserva de nutrientes excepcional para nuestras plantas.

 

Estiércol de caballo: El estiércol de caballo es un sustrato pobre en nitrógeno, aunque rico en materia orgánica que procede de granjas y clubes de hípica. Es adecuado para mezclar con otros sustratos que lo complementen.

Al igual que ocurre con todos los estiércoles, su calidad depende de la alimentación de los animales y puede contener restos de piensos químicos.

 

Gallinaza: La gallinaza es un sustrato muy rico en nitrógeno y calcio, pero debemos utilizarlo con cuidado ya que es muy fuerte y puede quemar las plantas, por lo que conviene que esté muy compostado y mezclarlo con otros sustratos.

La gallinaza que se vende en el mercado es estiércol de gallinas, pollos u otras aves de corral procedentes mayoritariamente de granjas comerciales alimentadas por piensos químicos para el engorde. Además, suelen incluir serrín, virutas de madera utilizadas para cubrir el suelo de las granjas. Este serrín puede proceder de maderas aglomeradas tratadas con productos químicos.

 

Turba: La turba es un sustrato de pH muy ácido, que proviene de turberas, zonas pantanosas de climas fríos donde se acumula grandes cantidades de musgo sphagnum que tarda centenares de años en descomponerse y formar la turba. Por lo tanto, la turba es un recurso natural no renovable que actualmente se está extrayendo a un ritmo muy superior al que se genera, algo que debemos valorar antes de adquirirlo.

Existen dos tipos principales de turba:

  • Turba rubia: Es un sustrato de color claro y textura esponjosa, con baja capacidad de retención de agua, pero alta porosidad y aireación. Las turbas rubias son más recomendables para el cultivo en maceta que las turbas negras.
  • Turba negra: Es un sustrato de color oscuro y textura fina con alta capacidad de retención de agua.

     

 

Fibra de coco: La fibra de coco es un sustrato esponjoso que permite una buena aireación de las raíces pero que resulta muy pobre en nutrientes, por lo que requiere de la adición de abonos como compost o estiércol.

La fibra de coco proviene de las plantaciones de cocoteros de las zonas tropicales donde se mezcla cáscaras trituradas con fibra del coco dando lugar a un sustrato interesante dado que puede compactarse reduciendo mucho su volumen y el coste de transporte hasta el consumidor. De esta forma, la fibra de coco se convierte en un sustrato sostenible de bajo coste ecológico, que podemos enriquecer con el compost producido con los restos vegetales de nuestro jardín.

 

Vermiculita: La vermiculita es un sustrato muy ligero, con elevada capacidad de retención de agua y alta aireación, adecuado para mezclar en pequeñas proporciones. La vermiculita procede de arcillas sometidas a temperaturas superiores a 1000ºC y su precio en el mercado es alto.

 

Perlita: La perlita es un sustrato similar a la vermiculita, muy ligero y con gran capacidad de aireación y retención de agua. Al igual que la vermiculita, la perlita procede de un mineral expandido al someterle a altas temperaturas. Se trata de un sustrato de precio elevado que se mezcla en pequeñas cantidades con otros sustratos.

 

Corteza de pino: La corteza de pino es un sustrato muy poroso con contenido en materia orgánica, aunque se debe mezclar con otros sustratos más ricos en nutrientes y que retengan mejor el agua. La corteza de pino procede del compostaje de los restos vegetales de las explotaciones de pino.
 



#1 Escrito por Berto el día 17 de Enero de 2011 a las 10:40.
Algunos de estos yo ni los conocía... de todas formas, lo mejor es preguntar al especialista del vivero según donde lo vayas a echar, hay muchas veces que las plantas se queman con tanto abono que las echamos. Y tener siempre claro qeu si echamos estiércol, tiene que estar bien descompuesto!



Para poder comentar este jardín tienes que estar validado. Valídate ahora o regístrate de forma gratuita

También puedes loguearte con tu usuario de facebook. Connect with Facebook