Navega rápidamente por el índice del contenido



Adquisición de plantas sanas

 

La adquisión o compra de las plantas la realizaremos una vez tengamos planificada la plantación y hayamos preparado el espacio que acogerá a las plantas. 

 

Lista de plantas previamente elaborada. Es conveniente visitar antes algunos centros de jardinería o viveros para ver plantas e ir desarrollando tus conocimientos y preferencias. Sin embargo, cuando llega el momento de comprar plantas, es recomendable acudir con una lista de plantas previamente elaborada y ceñirse a ella para evitar la tentación de adquirir plantas de forma improvisada que puedan resultar inadecuadas para tu jardín.

 

Dónde comprar plantas. La compra de plantas se puede realizar en un centro de jardinería, en una floristería, en un vivero o por Internet.

 

Los viveros de tu zona pueden contar con una variedad importante de plantas y muchas de ellas son de producción propia, lo que te garantiza la adaptación de las plantas al clima.

La compra de plantas por Internet permite acceder a un gran catálogo de plantas, además de la comodidad de poder hacer la compra desde casa.

La floristería y centro de jardinería puede resultar más accesible y de fácil selección, al contar con una gama de plantas más limitada.

 

Selección de ejemplares. Se deben seleccionar plantas sanas y fuertes para lo cual hay que revisar los siguientes aspectos:

 

Aspecto externo de la planta. La planta debe tener un porte equilibrado y si tiene follaje, este debe encontrarse sano, sin señales de plagas o enfermedades.

 

Raíces de la planta. Se debe comprobar que la planta cuenta con un sistema radicular sano y proporcionado, sin raíces anudadas o enroscadas.

 

Imagen raices sanas

 

Las raíces tienden a enroscarse cuando se encuentran con las paredes de una maceta. Antes de que esto ocurra, debería trasplantarse al exterior o a otra maceta de mayor tamaño, puesto que una vez que las raíces se enroscan en sí mismas y engrosan, las raíces no podrán desarrollarse adecuadamente en el exterior, crecerán anudadas, de forma superficial e incluso podrían llegar a estrangular a la planta con el tiempo.

El enroscamiento de las raíces afecta principalmente a árboles y arbustos que se desarrollan en maceta durante un largo período de tiempo. Por ello, siempre es más recomendable adquirir ejemplares jóvenes que, aunque necesiten algo de tiempo para crecer, se adaptarán mejor al jardín superando en crecimiento y resistencia a las plantas más grandes desarrolladas en un recipiente.

 

Momento vegetativo de la planta. Se deben elegir plantas que no estén en plena actividad vegetativa, ya sea la brotación primaveral, el nacimiento del follaje, el período de floración o el de frotación, puesto que precisamente en esos momentos, el crecimiento radicular de la planta está frenado, lo que hará más difícil su resistencia al trasplante y su adaptación al jardín.

 

Bulbos. Se deben seleccionar bulbos grandes y gordos, evitando bulbos deshidratados. Además, los bulbos deben tener la piel fina y mantenerse en estado latente, sin muestras de estar iniciando la brotación. Se deben rechazar bulbos con manchas, moho o señales de podredumbre.